Yondemasu yo, Azazel-san

La verdad es que estos días tan tristes, una serie se ha ocupado de hacerme reír y mucho.

La verdad, es que es difícil, por no decir imposible, ver una serie con algun guiño erótico-festivo, pero esta serie lo hace con gracia y mucha picardía. No está a la altura de Detroit Metal City, pero bueno, como hace muuuuuuuuucho que no veía nada, pues … ¡camarero, una de demonios cabroncetes!.

Anuncios