Lluvia

Y es que en secreto soy una gran admiradora de este fenómeno más que cotidiano. Tomadme por idiota, pero me encanta estarme un rato (si no tengo nada que hacer :P), y observar como pequeñas y diminutas gotas limpian y mojan cada milimetro de nuestras calles, de nuestros parques, de personas, etc. Aderezado eso sí, con algo de música.

Ya sé que no es nueva, que alguno ya le suena, pero es tan bonita … es como quitarse todo lo malo de encima, y quedarse indefenso ante la nada. Y es que, muchas veces tendríamos que dejarnos impresionar por pequeñas cosas (naturales sobretodo) que por lo que nos puedan ofrecer y atar posteriormente para ser más esclavos.

Y ya sé que más de uno no le gusta la lluvia y lo que conlleva, pero el agua es vida y a veces muerte también, y esto nos demuestra que por muy raza superior que seamos, nos afecta nuestro entorno y más el que no podemos controlar. Asi que hoy por aquí llueve, y es un remanso de paz y tranquilidad.

 

Anuncios

Una tarde de lunes fatídico en Barcelona ciudad

Ayer acompañé a mi pareja a hacerse un TAC abdominal en un hospital de Barcelona capital. Ya por la mañana llovía normal y cayendo los primeros copos de nieve, antes de irnos.

El transporte en un principio funcionaba con normalidad y lleguemos un poco tarde al hospital. Le hicieron la prueba y ya estaba nevando a base de bien dejando todo el pavimento nevado (y eso que era pendiente). En ese momento nos ibamos a comer algo, ya que los dos necesitabamos comer, y nos quisimos ir a un centro comercial grande.

Decidí coger el tren y ya empecemos a ver la punta del iceberg del caos que se avecinaba. Vimos que los trenes en dirección Girona, no funcionaban por culpa del estado climático, pero nosotros pudimos coger un tren donde queríamos ir que era Santa Coloma.

Comimos, y ya me di cuenta que la mierda de abrigo que llevaba, estaba calado de agua, menos mal que en el lavabo había un secador de manos y lo pude secar. Y cuando salimos del centro comercial nos esperaba el infierno, por que ya no nevaba con tanta abundancia, pero iba a ser una tarde muy larga.

Fuimos a la estación de tren y no circulaba ninguno. Nos fuimos al metro, y puedo decir con total sinceridad QUE FUE EL UNICO PUTO LUGAR DONDE VI QUE TOMABAN PRECAUCIONES, COMO ES UN TRABAJADOR CON UNA PALA SACANDO Y ROMPIENDO EL HIELO EN LAS ESCALERAS, MIENTRAS UNO DE SEGURIDAD ROGABA COGERSE A LA BARANDILLA Y BAJAR CON PRECAUCIÓN.

Decidimos bajar en Plaza España y coger un bus. Puedo asegurar que en el metro no informaban de si había algun problema en trenes o buses. Y justo hubo una persona que le llamaron al móvil diciendole que esperase hasta final de parada (Hospital de Bellvitge) para irla a buscar, ya que parece ser que no había transporte, como taxis, buses, etc. Nos miremos y dijimos de intentar dar un voto de confianza.

Bajemos en Plaza España, y la nieve aún había pero había coches circulando, y de buses … SÓLO EL PUTO BUS DEL AEROPUERTO CIRCULABA. Y yo toda mojada y con los pies que ya me empezaban a doler un poco por que los tenía anegados de agua. También comentar una “persona” que circulaba en su Audi, grabando la situación de vernos allí helados y desamparados y riendose … sin comentarios.

Decidimos volver a coger el metro colandonos o comentar el abandono completo de TMB en su línea de buses y llegar hasta Hospital de Bellvitge y que nos vinieran a recoger mis suegros en su coche. Nos dejaron pasar en el metro, tras explicarles que no había servicio de bus y que queríamos volver a coger el metro para llegar al final de la línea roja.

Allí cuando lleguemos los escalones puro hielo y en zig-zag lleguemos a la parada de bus que hay enfrente del Hospital de Bellvitge para esperar el coche. Allí ya me desmoroné, por que me sentí abandonada, no por la familia si no por los PUTOS POLITICOS DE MIERDA.

La gente se plantaba en mitad de la calle parando los coches a ver si les dejaban cerca del lugar de residencia. Y pasaba algún bus en dirección a Gavà no lleno, sino repleto y la gente en la calle diciendo de todo por que pasaba de largo.

Nos recogieron y al llegar a casa, puedo asegurar que tardé como cinco minutos largos y con un dolor extremo en los pies en tener algo de normalidad y tranquilidad emocional.

Gracias a la famillia que es quien te ayuda en estos momentos de caos absoluto en una area metropolitana … no, mejor dicho en un país tercermundista y eso que queremos hacer unos juegos olímpicos de invierno.