Desprecio

Muchos son los que ladran por el derecho a la vida (los llamados pro-vida, esos bocachanclas que parecen sectarios cortados con un mismo patrón), otros “iluminados” de negro y con una cruz colgando, diciendo barbaridades como: “El aborto es de sociedades atrasadas” (cuando es más que reprochable cómo han infundido a lo largo de la historía la palabra de su dios), informativos que su intención dicen que es informar, y yo digo que es para desinformar e insensiblizar a las personas que lo ven, y luego los “intachables”, que van de una catadura moral que ni los dioses del Olimpo, oiga.

En este blog ya son diversas veces, que señalo a los informativos como nido de alimañas, que ya su intención no es informar con unos valores más o menos acordes, a lo que necesita la sociedad, sino el índice de cuota. ¿Y por qué, tengo el alma revuelta?, el asesinato grabado por una cámara en un autobus, en Quito, un padre y su hijo son atracados y ves como el padre con su último aliento persigue a los desgraciados y ves que el padre ya no puede ni bajar del bus, y se queda allí en medio, muerto … Y en el puto informativo, telediario, o la mierda pinchada con un palo, AVISA?, JAJAJAJAJJAJAJJAJAJA … Pero oye, que moralidad tenemos, que el vídeo donde se ven a dos chicas menores de 14 años, está muy mal, qué mala es la que le pega … Ya, sí, ahora me vienes con el cuento de que tienes moral, sin mirar la larguísima sombra de insensiblidad y atrocidades que has difundido sin pestañear y peor aún, sin avisar de que algunos espectadores, por muy cabrones que seamos, tenemos algo de sensibilidad, aunque no creamos en esta puta sociedad de mierda.

Porque yo ahora mismo, podría explicar cómo se suicidó mi tía, ya que tras presenciar tres familiares directos míos, como se tiraba un hombre desde un balcón bastante alto y cómo acabó (y quiso algo de arriba que no las pillara abajo, lastimandolas), mi tía tomó la decisión definitiva ese día. Y ahora, ¿qué catadura moral, tengo?, y eso que no he explicado, cuándo, dónde, y el por qué (mi tía vio la muerte delante de sus ojos, vio la verdad, es lo que quiero decir) … es lo único que os puedo decir: no era feliz, y no siendo adulta, sino desde niña. Por eso, a mí el tema de muerte de personas nacidas que están en este planeta, que respira, sufre, juega, malvive y demás, es y será, mi talón de Aquiles.

Mi respeto personal, es un valor que se gana con una sonrisa sincera, con un silencio oportuno, o con intenciones más o menos comprensibles. Mi alma, tiene manchas, no es un haz de luz que ciega, porque he cometido fallos y los seguiré cometiendo, porque el cartel de imperfecta es lo que me pongo cada día cuando me levanto.

Y todos esos, que piden moralidad, cuando ves que su sombra la esconden por no ver lo oscura y mezquina que es, cuidado …

Estupefacta

¿En qué mundo vivimos?, soy yo que estoy hecha de una pasta especial y hay cosas que no las entiendo ni tolero por más que lo vean algunos, como normal?. Que reirse o infravalorar la muerte, no es cosa de chiste, ni ayer, ni ahora ni mañana, hay que tenerle un respeto, incluso un cariño, pero nunca un desprecio, un miedo, etc.

En Telecirco (ahora más que nunca, no pienso ya ver más este puto canal de MIERDA INFECTA), resulta que estaban dando una noticia del conflicto que aún existe en Siria. Vosotros pensáis que han advertido de la dureza del video?, es una cosa que JAMÁS olvidaré.

Se ve un parque donde la gente camina con tranquilidad, algunos sentados hablando tranquilamente, y de repente ves como una bomba cae y ves gente despedida del impacto, ya muertos posandose en el suelo, otros a trompicones huyendo del sitio, etc … Y os aseguro que en ningún momento en el informativo han procurado un mensaje de advertencia.

¿En esto estamos por encima de los animales?, ésta es nuestra supremacia?, si Dios existiera de verdad, nos daba por exiliados, perdidos y demás, porque menuda raza de hijos de puta estamos todos hechos. En fin, seguid con vuestras vanalidades, no os quiero sacar de vuestros micromundos …

Soy un témpano en muchas cosas, pero hay algunas que ni tolero ni asumo.