Una no es perfecta

Y es que cuando duermo soy imparable, ya puede pasar una manada de elefantes a mi lado que ni me immuto (y si le añadimos unos tapones, ya es la rehostia). Y aunque no ronque, aquí os dejo un video que más de uno no le verá distinción entre ronquidos de un animal al de una persona.

Un día como me dice mi marido, habrá un incendio y la palmarás … (compañías de seguros os jodéis por no decir mi nombre real :P).