La vida no es un Monopoly.

Aquí una pieza del inmenso y intrínseco puzzle llamado humanidad.
Hoy en día dicen, que todos somos iguales ante la ley, aunque quisiera hacer una petición, antes de que me caigan más cadenas, sea por la edad o por mil y una obligaciones que acatamos.
Que POR FAVOR, señores políticos, impliquensen, agilicen o simplemente faciliten mejoras a las que ya existen, a la persona o personas que tienen que estar por ley, segun “sorteo”, en las urnas electores.
Que mientras ustedes, señores políticos y demás “genéricos”, tienen sus responsabilidades festejando victoria o derrota, los de a pie, tenemos otras obligaciones que asumir, aparte de la habitual jornada laboral, sea en el trabajo o en casa o ambos a la vez.
Ya nos gustaría eludir nosotros, como hacen ustedes, las responsabilidades que ustedes mismos se imponen, pero la hipoteca y la vida en general no son tan permisivos como nos gustaría.
En fin, señores lobos, no saquen tanto los dientes y uñas para atacarse unos a otros y miren el rebaño, no sólo cuando les interese, y comprueben si el collar está demasiado ceñido o no. Que nosotros o nuestros callos ya no están para los miles de trotes que nos imponen. Y dejen de achucharnos llevandonos o llamandonos de una tierra u otra, que al fin y al cabo para lo que vivimos, no hay cosas más importantes que discutir?.
O acaso si no hablan de esto, no son políticos?.

Anuncios

Sentimientos

Tan sólo por una fracción de segundo mirad el cielo. Verdad que os transmite paz y tranquilidad?, pues ahora mirad el suelo que pisáis, y más si sois de ciudad …. qué sensación os da?, a mí la del caos, universo de basura en general, donde todo es tumulto, suciedad y aglomeramiento.

No discuto que el suelo que pisamos, es y será el camino de nuestra vida en general, donde también reside y existen cosas hermosas, cosas que son necesarias, como puedan ser los bosques, parques, vegetación en general, el mar, etc, etc, etc.

Mas están los buitres-terrestres que sedientos de un papel y un tinte que seguro proviene de las mismas plantas, están haciendo que la ciudad gane terreno a unos parajes y a una paz inusitada.

Cuando en un futuro lejano, la descendencia futura, tenga en los museos como reliquias a la última encina, al último olivo, al último lince, etc, y todo sea artificial y una vida más que difícil, cómo nos hemos de sentir ahora?.

Cuándo la gente, dejará de lado el futuro esperanzador y fanático de un lugar divino, cuando en realidad hemos dejado un mundo un poco más complicado para la gente venidera, convirtiéndose en muchos casos en un infierno palpable?. Repitiendo los mismos cánones años tras años.

Es ahora y no dentro de 50 años, que hemos de hacer cosas, no cuando presumiblemente los de arriba estarán más que muertos pero habiendo obedecido la gula de sus bolsillos. A veces es bueno pensar con la cabeza, pero también con la imaginación, y ya no digo con el corazón. Tanto cuesta?.