Pesadilla (V)

Esta vez mi subsconciente me ha ofrecido la puerta de escape, porque la cosa olía a cosa chunga a más no poder, porque me he medio despertado yo o bien mi marido, no lo sé seguro … doy las gracias. En fin, os cuento.

Es la entrada de un metro o túnel donde estoy yo y otra persona que no sé quién es, pero se ve que somos amigos. Y de repente sin venir a cuento, veo un montón de gente como si fuera un encuentro. Lo que tengo muy presente aquí es la luz y la oscuridad absoluta, esa que no ves nada.

No sé cómo ni porqué llevamos la celebración a una casa antigua, con muchos cuadros pero uno en el salón o algo así, es un demonio con unos ojos que no voy a olvidar así como así, en esta vida real (difícil de describirlos). Y el mal rollo va creciendo, cuando alguien no está de acuerdo con la poca iluminación del sitio, y vamos un grupo a buscar los fusibles. El mal rollo son los ojos de ese demonio cuando, tengo el presentimiento que la poca luz que hay, es el sello que permite que los demonios y demás calamidades no campen por sus anchas estando nosotros (pero noto que tienen unas ganas loquísimas de disfrutar con nosotros), y el que apaga y vuelve a dar a la luz, es gilipollas, porque lo hace riéndose de mi mal presentimiento …

Los colores que más predominan un poco antes del apagón y vuelta de la luz, es el negro y el rojo. No es de golpe la “escapada” de los demonios, noto que están libres pero no quieren acabar con nosotros al momento, nos estudían, cosa que aún me pone más nerviosa al no escuchar nada … ni las personas que estamos allí.

Ha habido un momento que era tal el miedo que tenía que como he comentado, que mi subsconciente me ha echado y me he medio despertado … Doy las gracias, porque estaba destapada y el frío ha sido un gran aliado también para volver a taparme y serenarme.

P.D: luego he soñado con una residencia para la tercera edad, que era increíble, una armonía con la naturaleza que incluso los pacientes con enfermedades en estado avanzado, se iban curando algo, para tomar conciencia de las cosas.

Pesadilla (IV)

Aunque esta vez ha resultado algo cómica y todo. Resulta que tras el fiasco mundial del nuevo DMC, Tameen Antoniados se vuelve tarumba y es tal el grado de locura, que se vuelve francotirador, y no sé por qué extraña razón quiere matar a mi madre (que no es mi madre, si no una profesora de mis primeros años de escoralidad, llamada Montse).

Que yo sepa, no tengo ni la relevancia que pueda pensar este Sr., y aparte después de haber dejado a Dante, en la cuneta, pues el tiro se lo podría pegar él, XD.

Y es que … no se puede ser tan acaparador en esta vida, que quieres salir en un juego, pues inventate un guión y deja a Dante en paz TT.

Pesadilla (III)

Juro que a veces, me golpearía la cabeza, para que mi subsconciente tomara vida y así poder conocerlo, porque tela con la pesadilla de esta noche.

Con esto, tendría que dejar los juegos pero a la de ya: resulta que estaba con un grupo de amigos (que no recuerdo y creo que ni conozco en esta vida), en el que nos ibamos de aventuras. En un principio pienso que es real, pero alguien dice que es ficticio.

La primera vez que estamos en el “recinto”, estamos en una sala, que apenas hay vigilancia y tenemos que llegar al final de la sala, (es como una sala de operativos, que apenas se dan cuenta de nuestra presencia), luego nos tenemos que tirar por un túnel que en un principio no tiene mayor complicación … pero casi al principio tiene una pequeña abertura y vemos el apéndice de un bicho raro … Nos tiramos pero pasamos sin mayor complicación. Y llegamos a un sitio de cajas metálicas y demás, como si fuera un laberinto/plataformas … y la pesadilla me demuestra que con ayuda logramos pasarnos el juego, pero machacas nosotros, volvemos a repetir todo … y es cuando lo he pasado mal, porque es cuando veo sangre a tutiplen.

En la sala ya no están solos los operarios, sino también hay enormes robots (el armadillo robot amarillo que sale en Ben 10 … no es que siga la serie, pero haciendo zapping te quedas con cosas), que te fulmina tras detectarte a su lado … TT. Y lo del túnel, que me había quedado rezagada, oigo un extraño ruído, miro … y veo los trozos de los pocos compañeros que tenía y el bicho dandose un festín arriba … No sé cuántas veces me intento tirar, con un terrible miedo en el cuerpo (el bicho intenta cercenarme y yo agarrandome a las juntas del chapado y se me olvidaba, acordaros que todo está lleno de trozos de carne, sangre y demás … asi que sí, me mancho quiera o no quiera), logro pasar el túnel y veo el laberinto infestado de robots pequeños y aquí con mucho recelo y sola, pienso: que se acabe el puto juego que quiero irme de aquí …

Y es cuando ha sonado el despertador … y he podido darme cuenta de que era una puta pesadilla ¬¬. No existió un complejo/parque temático de ocio que recrea la peli de Aliens?, porque creo que esto sería peor … si fuera de verdad, XDDD. Y no sé por qué, pero en el sueño tenía en la cabeza un puto Final Fantasy … XDDDDDDDDDDDDDD.

Pesadilla (II)

En esta vida, creo que alguna vez tenemos pilares en el que aferrarnos cuando te sientes perdido. Yo de pequeña y adolescente tenía una tía materna, que era lo más de lo más. Con ella compartía aficiones, como las figuras de dragones, minerales, pelis raras, etc.

Pero tristemente ella tomó la decisión de atajar su vida y dejarme un hueco en mi corazón, que a día de hoy sigue vacio. Y como mi subsconciente es tan retorcido (por no decir que es un verdadero hijo de puta), me ha “brindado” con un sueño sobre ella y sus últimos días.

Sobretodo con una carta de despedida en un libro mío (no recuerdo cuál), en el que pedía perdon y que por mucho que pasara el tiempo, no la olvidaramos. Celebro, que en la vida real, no tenga esa carta, porque sería la persona más infeliz del mundo, ya que … la quería tanto, que aún sigo echandola mucho en falta. Puedes encontrar y conocer personas únicas, pero mi tía era muy especial, era guapa, lista, arrebatadora y sobretodo siempre me daba la murga con el pelo (me lo peinaba ya que cuando me dejaba el pelo largo era su predilección), compartíamos algunos gustos musicales (era fan devota de Prince, pero escuchaba de todo), me abrazaba y también nos reíamos mucho.

Con lagrimas en los ojos, os pido perdon por esta entrada tan triste, pero parece que así es la vida y mi blog, hay cosas buenas y malas, donde hay sitio para las risas y lagrimas.

Le gustaba mucho este grupo:

Pesadilla

De vez en cuando sueño cosas muy raras y qué cosa mejor, que contarlas :P. Menos mal que me he despertado, porque ha sido una calamidad de sueño. Mira que no soy aficionada a pelis de matanzas pero esta pesadilla ha sido una escabechina antologica.

Volvía a ser una adolescente en época de instituto (con compañeros que no son los que tuve) de excursión a un edificio tipo la Torre Agbar, donde se exponía en sus diferentes plantas diferentes exposiciones de distintos puntos del mundo.

Cuando llegamos, no es que tenga muy buena espina, más que nada, que para recorrer el edificio, para subir no funcionan los ascensores. Pero lo que más me inquieta, es el frío y la sensación de malestar que hay en el aire. Vamos subiendo y poco a poco, aparecen espíritus, abominaciones y demás, que hacen mermar nuestras filas. Locos por escapar, subimos hasta arriba del todo (ya se sabe que los sueños, estupideces muchas), mientras en nuestros oídos, aún resuenan los gritos de nuestros compañeros y los espíritus que vienen detrás de nosotros. Y cuando sólo quedo yo y un compi, vemos un ascensor que funciona, y como posesos lo cogemos, bajamos, y salimos del ascensor y casi del edificio … pero, suena el despertador y ahí se acaba la pesadilla.

Podría relatar, los marcos de sangre que mi subsconciente me ha “obsequiado”, con la muerte de mis compañeros (riete tú del Splatterhouse), con trozos y demás restos, escampados por la pared, techo y  suelo, pero mejor me callo, y paso yo el mal día.

Y pensar que hubo un día, soñé que iba encima de un dragon … *.*. En fin, cuando tenga algún sueño de este tipo, ya los ire poniendo por aquí.