Espectáculo con periquitos (III)

A estas alturas poneros otro video con los mismos números que en los otros vídeos, no tiene gracia. Pero si son diferentes los periquitos, al menos yo, me quedo hipnotizada.

La verdad es que la inteligencia de cualquier ser, es sorprendente, sea con el tamaño que tenga.

Anuncios

Espectáculo con periquitos (II)

La verdad es que es casi el mismo número que el primero, aunque tiene un par de cosas más y me es inevitable poner cara de gilipollas cuando lo veo (me encantan los periquitos, bueno, casi todo bicho viviente :P, por si eres nuevo por el blog :P). Asi que espero os distraiga y os muestre que el tamañano no importa para ver la inteligencia.

Va por todas esas personas, que tenemos que tener a nuestro lado a un animal, para saber que sin palabras, pero con una mirada o un cantar, ya es suficiente para sonreír.

P.D: Kat, enseñaselo a tus sobris … yo creo que es bastante entrañable *O*.

Un periquito con equilibrio

Como es mi blog, y soy una gran admiradora de los animales, aquí tenéis a otra estrella que merece un aplauso por su equilibrio y sobretodo destreza. La verdad, es que sé que a mi familia le va a encantar.

Agradeciendo vuestras palabras, ire pululando por aquí, ya que he visto un par de ilus que merecen ser expuestas para más de uno/a.

P.D: qué aburrido sería este mundo sin animales, ¿verdad?.

Nuevo compañero de piso

La semana pasada tras preguntar precios y ver un candidato muy óptimo, ya volvemos a ser cinco en casa :).

tiene unos ojazos más grandes

se me escapó el flash

Como es tan joven, aún no le he puesto nombre. Resulta que su nariz aunque sea rosa, puede cambiar a marrón o azul (si se queda rosa o marron, es hembra, si es azul pues un machote es). Y apunta maneras, por que no es tan asustadizo como era Niko (que siempre lo recordaré y tendré en mi corazón).

Sobre los nombres, pues aún no tengo pensado uno, aunque será cortito, que son los que me gustan.

En fin, le tengo que cambiar la campana que tiene muchos años y el cascabel del juguete, pues así se quedará por que ahí si que no puedo hacer nada, a no ser que lo rompa.

Kiku, el pequeño “sireno”

Aquí mi otro bicho que tengo por casa. La verdad es que me encanta lo pequeño que es y el chorro de pitido que suelta, como si de una sirena se tratara. Pero lo que más me gusta es que parece que esté pintado, entre su antifaz y sus plumas ahuecadas con puntitos blancos,  es una obra de arte hecha realidad.

Aquí su otro compañero (ya haré tema de este otro “prenda”).

Estoy escuchando al Mus gritar como un poseso … por diox, mira que le gusta comer … ¬¬.