Vecino con poca duración

Ayer lavando las dos cosillas del desayuno, escuché un silvido y teniendo la ventana medio abierta, me asomé. Lejos de ser un vecino piropeando a alguna vecina (si así hubiera sido, ni me hubiera molestado en mirar), miré arriba y me encontré con este simpático pajaro.

Supongo que con este asqueroso calor, incluyendo una humedad terrible, buscaría algún sitio con sombra para poder descansar. Asi que aproveché para hablarle y decirle cositas … (es que no me puedo estar, es ver un animal y siempre estoy: hola guap@, etc, etc, etc) y me devolvía las palabras, con silbidos, y demás cosas.

es una monada, si es que es lo que digo siempre, en mi casa tendría un zoo ... pero entre limpieza y demás, no los podría disfrutar 😛

En fin, como un viajero que necesita algo de suministro en su arduo viaje, le dejé esto, en la ventana de mi cocina:

Pueden ser calamitosos, pero es que me hizo tanta gracia … :). Además no la quería, por que hacen un escandalo y mi pareja ya tiene suficiente con el perico y el diamante cola de fuego que tengo :P.

EDITO: se me ha olvidado poneros otra foto, de un verano que se acababa y vi esta “bandada” (tenía que ir al curro y oí mucho jaleo y al asomarme vi esto):

el otro día, gracias a un documental supe como se llaman: Aviones comunes ... 😛

P.D: Se fue sin probar nada, asi que para el Mus (doble ración de verdura fresca, anda que no se puso contento).