Un chorizo con traje (una raza muy común en Spain) III

Llamemos las cosas como son: hay gente honrada que malvive como puede, y hay “personajes” que simplemente son parásitos que nunca tienen suficiente.

Me da igual que no haya ya una condena o una sentencia (éste, se va ir de rositas, así es de “justa” la justicia española, y lo siento Dath por si lees esto), por ser quién es. Mientras que un pobre que no tiene un trozo de pan en la boca, o que vive con sus hijos, padres y abuelos en un mismo piso, todo nos parece rematadamente genial.

Aquí se permite que se paseen por la tele, gente que simplemente tendría que estar entre rejas, y lo único que hacen es reírse en nuestras caras. Y todos tan contentos …

 

Anuncios

Majin and The Forsaken Kingdom

No siempre voy a dejarme embaucar por psico-killers y demás fauna tenebrosa. De vez en cuando, necesito endulzar un poco el corazón y ya que estamos con videojuegos, hablemos de las aventuras de Tepeu y el Majin (Teolt es su nombre) que le acompaña (o ver el opening tan fantástico que hicieron, XD).

Estamos ante un reino sumergido desde hace cien años, en manos de la oscuridad absoluta, y ronda una vieja leyenda, que hay un guardian capaz de combatirla. Así que un escurridizo ladronzuelo, capaz de hablar y entender los animales,  se internará en un palacio para conocer tal leyenda, y aquí es donde empezará nuestra aventura entre miles de puzzles, ingenio, y oscuros adversarios.

Estamos ante un fantástico y emotivo cuento jugable. Así es la sensación que me ha transmitido esta pequeña joya que ha hecho posible Game Republic.

Lejos de personajes cachas (bueno el cachas es el Majin, XDD), y de olas de destrucción a tiros, estamos ante un juego que tienes que ir avanzando en el mapa a través de puzzles (a veces un poco tocanarices, pero tranquilos, no son chungos), consiguiendo fruta especial para fortalecer a nuestro compañero y amigo de aventuras, recuperar recuerdos de la historia que rodea el antiguo reino, de personajes que se dejaron arrastrar por la oscuridad, etc, etc. Incluso, como ya he dicho, al tratarse de un cuento, también tenemos que salvar a una princesa.

Mentiría si negara que casi me emocionó en una secuencia. Y es que el Majin, se deja querer, cosa mala. Es más, tendría que haber una opción, para achucharlo :P.

Sigue leyendo