“Regalito”

Tras enterarme de cierto comentario que quiero pensar que no va dirigido hacia mi persona y otra loba, tan sólo puedo mostrar esto:

Yo sé que le iba a rabiar, por eso te dedico otra:

Y si quieres otra más dulce:

Y bueno, también en el pasado perdí miserablemente el tiempo con dos tiparracas de por estos lares pero afortunadamente, ya apenas recuerdo nada de sus payasadas salvo un detalle: eran dos alimañas (y no exagero) y afortunadamente no he vuelto a tener noticias de ellas.

Hacía tiempo que no me dedicaban unas palabras con tanto cariño, a mí, a mis aficiones, a Mus, a mis amigas, a mis sueños y a mis esperanzas. Gracias y adiós.

Anuncios

El cuento de la bolsita de plástico

Había una vez una maruja toda feliciana, que su único objetivo en esta vida era que le regalaran cosas con sus compras. Tanto era su obsesión, que una vez decidió acoger como parte de la familia una bolsa de plástico, para que vieran algo de humanidad y empatía a tal objeto, ordenando una habitación exclusiva para la bolsita.

Como véis en la “ilustración” la mujer no sabía diferenciar una de miles, y su casa, era una casa de acogida. Pero lejos de cuidarlas y venerarlas, las maltrataba guardando cosas en sitios oscuros, las llenaba de basura para tirarlas en medio de la calle, etc, etc …

Mas las bolsas decidieron tomarse su revancha y hacerle pagar sus osadias y sus maltratos. Como estaban hartas, dolidas, ultrajadas, etc., decidieron perjudicar al ser humano hasta el infinito y más allá, incluso llevandose alguna vida como juguete alternativo.

Y entonces los ilustres políticos, no pudieron con los envites de varios flancos: los ecologistas por un lado, las víctimas de asfixia, y las madres y abuelas con sus cestos de mimbre y sus bolsas de pan hechas con ganchillo. No os podéis imaginar qué cruentas batallas degeneró todo esto, por una simple bolsita de plástico …

No hubo vencedor, aunque algunos se beneficiaron. Los políticos, lejos de dejar una huella con respecto a este hecho (sobre otros, es otro cantar), llegaron a la conclusión de que generar miles de bolsas de plástico perjudicaba la vida de sus vasallos, ya que destruir una bolsa de plástico requería sin tener que incinerarla con dragones, muchos milenios, aparte de muchos contras que generaba este objeto.

Y desde entonces, los centros comerciales y algunas tiendas, como modo de compensación por maltratar a este maltrecho planeta, un par de céntimos, para que el cargo de conciencia en algunas personas, les pese. Aunque, muchas ampollas y sangre derramada ha sufrido más de una, por reclamar una bolsa de plástico gratis, sin pensar en el día de mañana, en las nuevas generaciones.

Y esta fantochada de cuento, colorín colorado se ha acabado.

Siento, si está hecho en cinco minutos, pero es que aún tengo el recuerdo de un “encontronazo” con una fan de Sálvame, y llamandome pelota y ladrona, por una misera bolsa de plástico que cuesta cincuenta céntimos. Lejos de ser una choni, o una poligonera (desconozco muchas tribus), me topé con una cuarentona que me espetó esto:

  • pero tu de q. vas!!!!!voy donde se me pone el potorro ,,,y presuntamente alomejor vas y virlas list

Anda que si me dejaran hacer una cruzada para aniquilar estas marujas, quizás las cosas irían de otra forma. Si alguien quiere leer tan magnífica conversación en el facebook, aquí tiene el enlace. Y tranquilos, no hace falta que respondáis, esta “persona” no merece ni dos segundos para mostrarnos más su “intelecto”.

P.D: y ojo al dato, yo soy catalana y ella no, y yo no me quejo por pagar 0,50!, (a los de Intereconomía, no todos los catalanes somos tan magníficos como esta señora ajena a Cataluña).

P.D.2: hasta ahora no había descifrado el final de su “célebre” frase … XDD.

Hay cosas que no tendría que hacer

Como el abrir viejas heridas. Pero como soy un poco retorcida y “gracias” a la red puedes encontrar hasta la cagada de una mosca (es un decir), he estado investigando a cierta moto que odio hasta lo indecible.

Para los que me conocen un poco o no, os ilustro con este tema de cuando estuve trabajando en la asesoría. Fue una de las cosas más denigrantes que he vivido en mi vida, cuando el ambiente no era el mejor de todos.

Os puedo asegurar, que podría explicar muchos más detalles, de las vejaciones que pude sufrir con este “trabajo”, pero el otro día con la carta de la Seguridad Social y mis cotizaciones, tan sólo puedo resumir que en cinco años que estuve, lo máximo que coticé eran 1200 (sin pagas ni nada y que se queda en 1000 y algo, que sientan de maravilla cuando has estado jugando con tus días de vacaciones a 31 de julio y encima cada año te llama en las vacaciones, estés donde estés, NO IMPORTA). Puede que fuera y es lo normal, pero no era lo normal el trabajo y los abusos que sufría.

esta "cosa" de inicio costó 18.000€ en negro ... pero no pondría la mano en el fuego para saber que esa cantidad sufrió modificaciones

Cuando me fui había fotos de esta mierda en casi todo el despacho, menos donde yo estaba, no vaya a resultar que los señores-clientes del Opus nos echen las manos al cuello, por las astilladas que les clavabámos por el trabajo (deprisa, con fallos y con llamadas que SIEMPRE YO ATENDÍA, y casi siempre por culpa del graduado social, mi “jefe”).

En fin, por aquí os dejo la mujer (por llamarla algo), que el único sueño de su vida es tener una Harley y mucho dinero, sea de quien sea (lo segundo ya lo tiene).

Que cuando se la trajeron, es de lo más normal (la centralita echaba humo … ¬¬), que la vayan a probar, ella y su moto y él con su flamente BMW nuevo detrás (de unos 40.000 eurazos de nada, tendría que haber vomitado cuando me llevaron a casa de mis padres (esto era cuando ya estaba a punto de que me despidieran, por que a pesar de estar medicandome por el vértigo, me dio un dolor punzante de aupa en la cabeza y tenía la estabilidad por los suelos), más que nada por que la tapicería era en crudo-blanco).

Insulto

Hay muchas maneras de molestar a una persona, no haciendole caso, recordarle lo gilipollas que llega a ser, pavonearse delante cuando las circunstancias no son las precisas, etc. etc.

Pues esta mañana en el trabajo eso mismo me han hecho. Si ya tengo que aguantar un infierno, ya es el remate que me enseñen una revista donde sale la moto de la mujer de mi jefe haciendole las mil y una florituras. Que si con toques celtas, que si reune lo pagano, que si la madre naturaleza, etc, etc … pero coño, no sale un tubo envuelto de manera cutre y salchichera, como si fuera el tubo exterior de un aire acondicionado (han guardado las fotos en una carpeta de acceso en todos los ordenadores del curro y sí que se ve … y es gris  el teflón ese …).

Soy  “no pelota” en persona, los que me conocen lo saben de sobras, es una cosa que mi minúsculo orgullo se niega. Tengo mucha paciencia y aguanto demasiado, pero todo tiene su límite. Y esta mañana tras leer las subnormaladas de dicho reportaje: vale que salga el nombre de tu mujer pero el tuyo no sale ….

La sonrisa ironica que le he puesto ha mostrado un rostro de sorpresa diciendo: es que es suya, lo ha pagado ella … Si claro, le pasa lo mismo que a nosotros los “mandaos”, que no hacemos las vacaciones completas, no tenemos permiso para ausentarnos cuando hay un familiar para operar, no podemos bajar ni para almorzar (el lavabo es nuestro comedor), decirte cuántos días de vacaciones te toca a 31 de julio y mil y una cosas más … claaaaaaaaaaaro, lo mismo y sí con su dinero … ese que recibe del paro, y está aquí en el despacho de su maridito haciendo de mosca cojonera.

Esto me hace recordar el día que se la trajeron y yo por “suerte” soy persona que casi siempre mira el suelo, lo encuentro más sólido y real que algunas personas, y por casualidad oí un estruendo y eran ellos con la moto. Yo seguí y como si no hubiera visto nada entré en el despacho, y subieron ellos al cabo de los cinco minutos y se me acerca el compañero que tengo: el jefe te ha visto y ha dicho que te has hecho la tonta para evitarnos … pues qué esperaban?.

Y creía que con esto, demostraba mi descontento a tan tremenda “bofetada” en general que padezco, pero no, hoy me viene con la puta revista. En fin, es para llorar sangre … y encima esperan que les haga la pelota y les agradezca el puesto de trabajo, que vale que cobre al final de mes y cotice, pero la que venga detrás mío, DUDO que dure los cinco años que yo he estado aquí.

Yo sólo pido un curro nuevo y algo de paz en mi puesto de trabajo, pido mucho?.