Mis panellets 2014

Ya sé que la entrada es bastante tardía, por el tema y demás, pero el hecho es fardar un poquito de lo que hago :P. Y tengo que retomar mi blog, que hoy hace ya seis años que inicié este aventura por aquí :D.

Así que, a lamer la pantalla, XDD:

IMG_5037

Ya he ido repartiendo, y solo he recibido felicitaciones *O*. Muchas gracias, por confiar en mi esfuerzo, que por poco que pueda (y este año tuve percances para hacerlos), siempre caerán.

Anuncios

¿Y de qué tamaño te gustan?

Lo sé, el título puede ser muy versátil, es por eso que lo he escogido para enseñaros mis pifias de panellets (el año que viene, seguro que me salen mejor :D). La verdad es que sólo he hecho de cuatro modalidades, y el que más faena da es el de los piñones ¬¬.

el plato de la hoja, sería para una ración individual, XDDD

Sigue leyendo

Chuminadas que me encanta comer

Y es que … hoy ya puedo comer algo sólido … ueeeeeeeeee!!. Tras probar algo y ver que puedo comer (eso sí por un lado y no rozando la parte dañada, aunque más bien es masticar y tragar, aún no puedo morder-arrancar), ya estoy de mejor humor y todo :P.

T.T

Pues cuando estuve ausente estos días, cuál fue mi sorpresa al ver unas barritas de frutos secos que me chiflan.

Lo conocí “gracias” a la tienda de chuches que tenía al lado de la asesoría en la que estuve (y los mediodías cuando salía con la cabeza más pa’llá que pa’quí, esto era una vía de escape). Pero mi dicha no duró mucho ya que sólo estuvieron unos 3 meses y no repusieron tan rico manjar. Tampoco es que sean baratas estas barritas, unos 2 euros y pico.

Pero … he encontrado esto. Es de las mejores sorpresas que me he llevado esta semana, como vuestras palabras de apoyo, como el sub-apartado Transformers de Isabel, las palabras de ánimo del médico de urgencias (un hombre mayor encantador), que Alex ya esté en casa después de su ingreso (tb he estado preocupados por vosotros, es un amigo de una de las collas que tenemos por aquí), etc, etc, etc … esas pequeñas cosas, que hacen respirar tranquilamente y sonreír levemente después de unos días algo tempestuosos.