Frase de un sábado cualquiera

Niños y niñas, no penséis porque a veces llegas a conclusiones tan contundentes como ésta:

Tan obcecados en mantenernos sanos, que diaramente estamos envenenando todo lo que nos rodea … Curiosa paradoja.

El día que el ser humano deje de mirarse el puto ombligo y piense que todo lo que hay en este planeta le pertenece por derecho, entonces habremos evolucionado.