El guardián del bosque

Cuenta una vieja leyenda, que hubo una vez un dragón que poseía el poder de convertirse en hombre. Estuvo vagando en diversos reinos, visitando lugares y gente, y llegó a la conclusión que por un hombre bueno siempre había el triple de peor. Pero no podía volver tampoco con los de su especie, porque se había rebajado a un nivel que ninguno de su especie lo toleraba.

Deambulando como vagabundo, tomó la determinación de ser un dragón nuevamente para dormir y no despertar en mucho tiempo. Se posó en un campo lejos de cualquier vestigio de seres humanos o congéneres, y no se sabe si su magia era tan poderosa que se transformó en una ladera con el paso de los milenios.

Pero el hombre en su afán de explotar milímetro tras milímetro de tierra, devastandola sea con lo que sea dejando tras de sí, una tierra yerma y envenenada, llegó a este paraje. Y el dragón que había estado en un largo sueño, despertó y en vez de reclamar ese trozo de tierra, desplegó las alas y se fue volando, llevando tras de sí, un enorme bosque, con multitud de animales.

Y según se relata de vez en cuando, se posa en aquéllos lugares inertes, como un guardián del bosque para combatir ese halo de muerte y destrucción que estamos dejando a nuestro alrededor. Pero no es suficente, asi que si alguna vez, sientes el batir de alas, es que está llamando a la conciencia de algunas personas que también son guardianes del bosque.

No hace mucho, he encontrado una canción que le viene como anillo al dedo:

Anuncios