El otro mundo

Había una vez un niño que rodeado de miseria, siempre pensaba en un mundo mejor. Aunque no le faltaba el cariño de su madre, no podía cerrar los ojos, ante la pobreza que atormentaba día tras día a su adorada familia.
 
Y es que más allá del horizonte, le habían hablado de una tierra de infinitas cosas, donde el pobre dejaba sus harapos y encontraba la felicidad absoluta, riquezas, trabajo, etc.
 
Dejando sus estudios, se embarcó en una nueva aventura. Y para ello, tenía que subirse a los techos de un tren, donde por el camino, habría más niños, adolescentes y adultos.
Con el traqueteo del tren, veía como se movían lentamente las nubes, soñando con un mañana mejor, para él y su familia en esa ansiada tierra de oportunidades. Mientras dejaba tras de sí, una madre preocupada, y una vida difícil.
 
Encontró por el camino, personas que decían que aquéllo sólo era una tierra donde la muerte aparecía cuando menos te lo esperases. Ya que tras pasar la frontera, les esperaba un basto desierto, personas que ajenas a ayudar, se aprovecharían de ellos, de la manera más ruín y dolorosa.
 
Pero nuestro muchacho, no tenía miedo y quería arriesgarse, por esa lucha de querer lo mejor para su madre y sus hermanos pequeños.
 
El tiempo pasó y su madre tuvo notificaciones de que su hijo murió, tras realizar los pertinentes análisis de ADN de un cuerpo abandonado en mitad del desierto, para averiguar quién era.
 
Y así la batalla de superación, encontró el gran muro, de las inclemencias del terreno, de gente despiada, que lo único que quiere es explotar lo que sea, mientras en el otro mundo, todo es luz y magia o es lo que quieren hacer creer también.

Quería hacer un cuento, tras ver un programa ayer por la noche, que me hizo muy difícil conciliar el sueño. La verdad es que es terrorífico, ver a una niña de 9 años, que se llamaba igual que yo, querer cambiar su suerte. Cuando en estos lares, colmamos de lo que sea, a los hijos, a nosotros, etc. Y ya no digo nada, del programa anterior que estuve viendo de desahucios …

Ayer justamente, le dije a una señora mayor: si estamos en crisis, también es culpa aparte de los políticos y bancos, nosotros mismos, porque no tenemos un tope en cosas, sin incluso, apreciar lo que ya tenemos.

Seguro que hay estudios, con números reflejados de cuántos niños pobres tienen que morir, para sustentar la vida de un niño normal.

Es por eso … que me niego en rotundo, concebir a un hijo, para que otros tengan que morir, luchando por la supervivencia.

Esta entrada, va por todos aquéllos niños, adolescentes y adultos, que ya no están entre nosotros. Espero que donde estéis ahora, podáis perdonar la arrogancia y la vanidad, del ser humano (y un millón de cosas más).

Anuncios

3 pensamientos en “El otro mundo

  1. No he podido evitar pensar en una de las frases pronunciadas por un personaje que me gusta mucho del mundo de Castlevania:

    “What is a man? A miserable little pile of secrets!”

  2. Adol3, es en Tv3 o en el K33, que ves cosas que no son lo que nos intentan meter entre ceja y ceja (fiesta, bienestar, etc), hay gente que padece, sufre y muere, y a nosotros todo eso, nos resbala …
    GredXII, a veces el ser humano, tendría que tener un boton, de encender y apagar, para ahorrarnos según qué cosas …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s